Cancer y metástasis. Nuevos conceptos

TEORÍA DE LAS METASTASIS según la Nueva Medicina Germánica.

La teoría estándar de las metástasis sugiere que las células cancerígenas de un tumor primario viajan a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático a otras partes del cuerpo donde éstas producen un crecimiento canceroso en el nuevo sitio (teóricamente, esta suposición implicaría un riesgo potencial de contraer cáncer a través de una transfusión sanguínea).

 La Nueva Medicina Germánica ® no cuestiona el hecho de cánceres secundarios y terciarios. Desde luego, de acuerdo a las Cinco Leyes Biológicas, los cánceres secundarios y terciarios “No son el resultado de células cancerosas que migran”, sino de un segundo o tercer DHS, frecuentemente iniciado por un choque en el momento del diagnóstico o del pronóstico, que pone al individuo en una situación total de pánico, causando un nuevo conflicto o, más aún, varios nuevos conflictos, llevándolo a presentar cánceres adicionales. Por ejemplo, un diagnóstico de choque de cáncer puede disparar un “conflicto de terror a morir” llevando al desarrollo de un cáncer de pulmón.

 También sabemos por la ciencia de la Histología que las células cancerosas no pueden mutar hacia otro tipo celular. Nunca pueden cruzar su umbral de capa germinal, o cambiar su estructura histológica. Las células cancerosas que crecen en el colon y pertenecen al endodermo (dirigido desde el tallo cerebral) no pueden, bajo ninguna circunstancia, transformarse en células óseas que se originan del mesodermo del cerebro nuevo (dirigido desde la médula cerebral).

En otras palabras: el cáncer de colon no puede “esparcirse” a los huesos. Desde luego un paciente con cáncer que de repente se sienta devaluado debido a que está enfermo (“No valgo nada”, “no sirvo para nada”), puede sufrir un conflicto de auto devaluación, dando como resultado cáncer de hueso. Si la auto devaluación es menos severa, los nódulos linfáticos serán los que más probablemente sean afectados. Por tanto, una mujer que experimenta un choque por el diagnóstico de cáncer de mama, o que sufre una pérdida de valoración de sí misma tras la amputación de la mama, desarrolla a menudo un linfoma cerca del sitio donde ella tenía el tumor. Gracias a la Germánica Nueva Medicina®, comenzamos a entender por qué estadísticamente las mujeres con cáncer de mama frecuentemente tienen este tipo de cáncer secundario.